Cementerio Bautista de La Habana, Cementerios de La Habana, Galería

Cementerio Bautista de La Habana (+Galería)

Cementerio Bautista de La Habana (vista panorámica)

Cementerio Bautista de La Habana

La Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental es fundada e inscrita en el Registro General de Asociaciones del Ministerio de Justicia el 6 de febrero de 1905. Pero la historia de los bautistas en Cuba era mucho más antigua, considerándose su iniciación en la segunda mitad del siglo XIX, precisamente por misioneros pastores procedentes en su mayoría de los Estados Unidos. La creación de la Asociación, permitió a los bautistas cubanos valorar la importancia de unir esfuerzos para cooperar en el cumplimiento de sus objetivos.

[ngg_images source=”galleries” container_ids=”4″ sortorder=”37,21,20,28,26,31,30,27,39,29,23,22,25,35,34,36,18,19,24,32,33,38″ ajax_pagination=”0″ order_by=”sortorder” order_direction=”ASC” returns=”included” maximum_entity_count=”500″ display_type=”photocrati-nextgen_basic_imagebrowser”]

El Cementerio Bautista, sin embargo, fue construido e inaugurado 18 años antes de formalizar la Asociación, el 1 de febrero de 1887. A pesar de que existiera en el Cementerio Cristóbal Colón un espacio destinado para los no católicos, las causas fundamentales que originaron su fundación fueron el elevado costo de los enterramientos en el cementerio católico y las condiciones deplorables en que estos difuntos eran enterrados.

Construido oficialmente al amparo de la  Real Orden del 6 de agosto de 1884 que dictaba las medidas para la aplicación del Artículo 11 de la Constitución española y con arreglo a ella, la construcción de cementerios para las sectas no católicas, sin más limitación que ponerlo en conocimiento de la autoridad local 48 horas antes de ser abierto al público.

Al nuevo cementerio para los bautistas se llegaba siguiendo dos caminos que bordeaban al de Colón: el de Mordazo y el Callejón de los Protestantes; distaba en sus inicios a ocho metros al sur del camposanto Colón. Ocupó parte de los terrenos pertenecientes a las fincas “Los Zapotes” y “Las Torres”.

Entrada del Cementerio Bautista de La Habana a principios del siglo XX

Entrada del Cementerio Bautista de La Habana a principios del siglo XX

Su interior estaba diseñado en forma de trapecio, con una puerta principal de cuatro metros con un portón de dos hojas. La calle principal, partiendo de la portada, describía a cierta distancia de la cerca límite del camposanto un círculo irregular que retornaba al punto de partida, permitiendo así recorrer toda el área. Estaba dividido en tres secciones o departamentos: a la derecha, centro e izquierda, subdivididos a su vez por cuartones, separados entre sí por amplias calles de tres metros de ancho sembradas por aralias.

Debido a cuestiones económicas su administración optó por hipotecar parte del área que ocupaba el mismo; y poco tiempo después la perdió al no poder cumplir su compromiso; financiando la dirección bautista norteamericana la restante, que logró conservar y que conocemos.

Hoy mantiene su forma trapezoidal; su límite norte dista a unos 200 metros de la puerta sur de la Necrópolis Cristóbal Colón, y sus dimensiones son de aproximadamente de 248 metros de Norte a Sur por el ala este, y cuatro tramos irregulares por el oeste. La mayor parte de su muro perimetral colinda con los patios de las construcciones aledañas, como la Fábrica de Granito Antonio Maceo, y las viviendas a su alrededor.

Referencias bibliográficas

  • González del Valle, Ambrosio. Legislación sobre Cementerios con la memoria, tarifa y Reglamento de Colón. La Habana. 1894.
  • Guerra González Lic. Otto S. Reparto San Antonio, “La Timba”, Pasado y Presente. Monografía Histórica. Publicación digital. Recuperado de Archivo documental, Grupo Museología y Gestión del Patrimonio. Necrópolis Cristóbal Colón.
  • Martínez y Martínez, Enrique Sucinta descripción de los Cementerios de la Antigüedad, Primitivos de La Habana y el de Cristóbal Colón. La Habana, 1928.
  • Oramas Camero,  Angela. Colección Conozca Cuba. Cementerios de la Habana. Editorial  José Martí. 1998.
  • Roig, Emilio. La Habana Apuntes Históricos Tomo III. Versión digitalizada. Recuperado de Archivo documental, Grupo Museología y Gestión del Patrimonio. Necrópolis Cristóbal Colón.

2 Comments

  1. Doris

    Me parece muy interesante el artículo. La historia de los bautistas merece un estudio desde cualquier ángulo que se estudie. Pocos la conocen y también forman parte de nuestra historia. Si estuviera al alcance del autor publicar otros temas, fotografías que aborden estos temas sería estupendo. Gracias

  2. Dayron Guillen

    Es interesante el articulo, lo que no es agradable es ver como estan las condiciones del cementerio en realidad, es deprobabloe ver como comose encuentra la tumba de Marta Cabarrocas, por decir un ejemplo. Verdaderamente esta isntitucion se encuentra en muy mal estado, la he visitado en muchas ocaciones y he podido ver su situacion. La atencion a los sepulcros es pesima, no hay un buen cuidado. Conoci a la hermana que alli cuida el terreno y la misma hace lo que puede con lo que tiene. Es digna de congratular su labor. Y todo esto pasa mientras que los altos dirigentes de la obra se dan la gran vida, viajando al exterior, acomodando a sus familiares, manejando sus carros de lujo y demas para que seguir hablando. Han copiado muy bien al sistema que impera en Cuba.Lo triste es que esto no pasa con esta institucion solamente, sino que pasa parecido con las demas que forman parte del patronato de la obra, oremos y veamos que pasa, a Dios sea la Gloria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.