Arquitectos, De la prensa, Personalidades

Gentes que hicieron Ferrol – Calixto Loira Cardoso

Calixto de LoiraDiario de Ferrol. 22 de enero de 2017.

Nacido en Ferrol el 3 de julio de 1840, Calixto Loira Cardoso fue hijo natural de José Felipe Loira Cardoso, un militar nacido en La Habana que se encontraba destinado en la capital ferrolana. Calixto Loira fue ingresado en el Hospicio Municipal de Ferrol, presumiéndose que su madre falleció durante el parto. Bautizado el 5 de julio en la iglesia de San Julián con el nombre de Calixto Aureliano Rey, fue entregado en su período de lactancia al matrimonio ferrolano formado por Andrés de Anca y Vicente Vellón.

A los tres años de su nacimiento fue recogido por Rosario Sánchiz, la esposa de su padre José Felipe Loira, en aquel momento residentes ambos en Madrid, siendo acogido como un hijo más de la unión matrimonial. En enero de 1845 el matrimonio formado por José Felipe y Rosario, junto con su hija María Isidra y el propio Calixto se trasladaron a La Habana, donde el padre había sido destinado a las órdenes del Capitán General de la isla cubana.

Habiendo sido nombrado su padre gobernador militar de San Antonio de los Baños, Calixto Loira ingresó el año 1852, con doce años, en la Escuela Especial de Náutica, no logrando terminar sus estudios por una dolencia en los ojos. Debido a ello el joven estudiante comenzó el año 1858 en La Habana un curso preparatorio para la carrera de Arquitectura. Concluida con excelentes notas esta fase de estudios, en febrero de 1859 fue pensionado para iniciar la carrera de Arquitectura en la Real Academia de San Fernando de Madrid.

Tras llevar a cabo los correspondientes siete años de carrera en Madrid recibió el título de arquitecto el 28 de noviembre de 1867, realizando un viaje de estudios por España y casándose luego con Carmen Gracia, a la que había conocido en Alcalá de Henares. Con su esposa regresó a La Habana, teniendo con ella un hijo y una hija, fallecidos prematuramente por causa de las frecuentes epidemias de la época.

Calixto Loira comenzó su trabajo en Cuba como arquitecto de la villa de la Trinidad en enero de 1868, pasando pronto, en julio de 1869, como Arquitecto de Hacienda de La Habana. Integrante del equipo que llevó a cabo la planimetría topográfica de la capital cubana, su obra más destacada de este período fue la construcción del Asilo de Mendigos de San José, hoy desaparecido.

Dados los problemas de falta de lugar de enterramiento en los cementerios de La Habana, hecho agravado por las frecuentes epidemias sufridas en Cuba, el año 1869 comenzaron las negociaciones entre la Iglesia católica y el Gobierno para edificar un nuevo cementerio general en la capital cubana. Para ello se convocó un certamen en Agosto de 1870, resultando elegido en Julio de 1871 el proyecto presentado por Calixto Loira bajo el lema de “La Pallida Mors”.

El proyecto del arquitecto ferrolano estaba concebido como una monumental planta cementerial de estilo neoclásico, con un diseño que incluía una amplia cruz griega en su centro, escoltada por cuatro cuarteles, también en forma de cruz, orientados a los puntos cardinales. Las obras comenzaron el año 1871, colocándose la primera piedra de la necrópolis el 10 de octubre de ese año.

Las obras del cementerio, bautizado como Necrópolis de Cristóbal Colón, fueron interrumpidas en varias ocasiones por las continuas desavenencias entre la iglesia y el Gobierno colonial. Finalmente fueron  concluidas en Julio de 1886 ocupando una extensión de 57 hectáreas. Actualmente esta obra es Monumento Nacional cubano, conteniendo artísticos panteones y tumbas de diferentes estilos. Destaca la Puerta de la Paz, obra del propio Calixto Loira, una artística portada de tres cuerpos de buena cantería, coronada por un monumento escultórico de mármol de Carrara, representando a las tres virtudes teologales. Igualmente es obra del arquitecto ferrolano la hermosa capilla que centra el cementerio.

Loira Cardoso trabajó de forma incansable, tanto de día como de noche, en la construcción del cementerio, dirigiendo las obras a la intemperie, en contra de las recomendaciones de su propio médico, agravando de esa manera la crónica enfermedad respiratoria que padecía. Obligado por su dolencia a guardar reposo en cama, continuó desde el lecho de muerte las labores de dirección de las obras de la necrópolis.

Finalmente, el 28 de Septiembre de 1872, falleció Calixto Loira Cardoso con 32 años de edad, estando presentes en el momento de su defunción su esposa Carmen, su padre Felipe y su hermana Isidra, siendo enterrado en la Galería de Tobías, la primera de las construidas por Calixto Loira en el Cementerio de Colón, dándose así la curiosa circunstancia de ser la primera persona enterrada en el cementerio que él mismo construyó.

El paso del tiempo fue deteriorando la Galería de Tobías y las cenizas del arquitecto ferrolano fueron trasladadas en marzo de 1953 al Panteón del Colegio de Arquitectos del mismo cementerio.

Como escriben los autores de la completa biografía de Calixto Loira Cardoso, la cubana Ángela Oramas y el ferrolano Recaredo Fidalgo, una obra publicada en Barcelona y presentada en nuestra ciudad el año 2008, Galicia y Cuba siempre recordarán al hijo de Ferrol que legó al mundo una de las más famosas y monumentales necrópolis del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.