Historia, Lucha Revoluconaria

Máximo Gómez Báez, hijo adoptivo de la patria cubana.

Autor: Ricardo Rafael Díaz Murgas

En la Necrópolis Cristóbal Colón, a unos pasos de la Puerta de la Paz, se encuentran inhumados los restos del General Máximo Gómez Báez, en la propiedad ubicada en el Cuartel NO, Cuadro 5, Zona de Monumentos de Primera.

El Generalísimo, de nacionalidad dominicana, participó en la Guerra de los Diez Años y la Guerra Necesaria. Posterior a la primera guerra parte al exilio, el 6 de marzo de 1878, sale rumbo a Montego Bay, Jamaica, y el 2 de octubre de 1884, durante los preparativos para reiniciar la lucha armada en Cuba (Plan Gómez-Maceo), ambos generales conocen personalmente a José Martí Pérez en Nueva York. El Apóstol lo visita en Montecristi, República Dominicana. Máximo Gómez Báez falleció el 17 de junio de 1905, sin fortuna personal, en su villa habanera ubicada frente al Parque Villalón, en el Vedado, a la edad de 69 años.

Este monumento se erigió por cuestación pública, al Mayor General de los Ejércitos Independentistas. Este panteón se encuentra en una plataforma, elevado a medio metro sobre el nivel del suelo. Entre los osarios se elevó un obelisco, símbolo de un rayo de sol, representación del espíritu penetrante, por su verticalidad apuntando hacia el cielo representa el nexo entre la tierra y la eternidad, para la tradición cristiana, aunque sea un símbolo pagano. Por otra parte podemos decir que en la antigüedad, en los tiempos del Imperio Romano, se construían para conmemorar campañas bélicas exitosas o para homenajear a un caudillo militar.En la base del obelisco, el escultor Aurelio Melero, utilizando la técnica del alto relieve, plasmó el retrato del General con gran realismo. Este elemento, las bóvedas y los osarios, son de granito, lo cual le imprime una durabilidad y pulimento extraordinarios. La fecha constructiva de este monumento funerario es el año de 1905.

Durante el año 2016 se celebró el 180 Aniversario de su natalicio en Baní, República Dominicana, el 18 de noviembre de 1886. En nuestra institución, el homenaje comenzó a las 9:00 de la mañana, con las palabras del Sr Embajador de la República Dominicana en Cuba, en honor a la figura histórica de nuestras guerras de independencia, posteriormente se procedió a la colocación de una ofrenda floral. Se encontraban presentes en el acto solemne el Comandante de la Revolución Delio Gómez Ochoa, único sobreviviente de la expedición realizada a la República Dominicana, durante el gobierno del dictador Leónidas Trujillo, el General de Brigada (R) Fernando Vecino Alegret y el Héroe de la República de Cuba Fernando González Llorch, vicepresidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.