Cementerio y turismo, Colaboraciones, Eros Salinas Chavez, Historia, Sala de Arte Funerario

Diseño y planificación de productos turísticos cementeriales

Autores:
Eros Salinas Chávez: Doctor en Ciencias Geográficas. Profesor Titular de la Universidad de La Habana e Investigador Titular del Instituto de Geografía Tropical. Se desempeña en la actualidad como Profesor Principal en la Escuela de Altos Estudios en Hotelería y Turismo.
Teresita Chepe Rodríguez. Licenciada en Historia del Arte. Máster en Ciencias. Se desempeña en la actualidad como Profesora Principal en la Escuela de Hotelería y Turismo de la ciudad de Cienfuegos.

Los cementerios se han convertido hoy en día, en verdaderos museos al aire libre, que revelan un gran interés para las visitas. Este hecho no es la expresión de sentimientos morbosos o esnobistas, sino el innegable deseo de conocer mejor la historia y la cultura de los países y ciudades visitadas. Son numerosos los cementerios en el mundo, en los que se han diseñado recorridos turísticos, que se comercializan preferentemente como ofertas de excursiones. Este artículo tiene como objetivo destacar el actual uso turístico de los cementerios y la necesidad de planificar sus capacidades de carga turística tomando en consideración distintas variables. Se proponen límites de uso con fines turísticos, que permitan percibir una adecuada experiencia a los visitantes y faciliten la conservación de ese valioso patrimonio socio cultural de nuestro país.

Extraido del artículo TURISMO EN LOS CEMENTERIOS, Paseando entre los muertos, una propuesta de turismo cultural cubano presentado en el II Taller.

El turismo en los cementerios, como cualquier otro desarrollo, debe ser planificado de manera adecuada. Corresponde esta responsabilidad a los organismos que dirigen la actividad turística, en particular las agencias receptivas, conjuntamente con las autoridades que administran estas instalaciones y con aquellas otras que tienen como tarea velar por la conservación del patrimonio y de esta forma lograr el desarrollo de un turismo sostenible.

Sólo así se logrará armonizar la paz y el recogimiento característico y necesario de los cementerios con la presencia de grupos de visitantes; para ello habrá que reducir al máximo las aglomeraciones e impedir de esta forma la “polución visual” y los ruidos, a través de las regulaciones pertinentes y su correcta aplicación.

Por otra parte, se debe evitar el posible conflicto entre las personas que visitan las tumbas de familiares y amigos con la presencia en el cementerio de otras personas que lo hacen ocio y conocimientos y que desean recibir otras vivencias y experiencias. En ningún caso, puede el turismo entrar en competencia ni obstaculizar la función social prioritaria que tienen estos lugares y los objetivos higiénico sanitarios y religiosos que les dieron origen, como tampoco, propiciar la degradación de los recursos histórico-culturales allí existentes.

Para evitar cualquier impacto negativo del turismo es necesario estudiar, entre otros los aspectos siguientes:

– Capacidad de carga turística diaria de los cementerios de recibir visitantes.
– Selección de los recorridos
– Formación del personal, en particular los guías especializados.

La capacidad de carga turística de los cementerios se estima esta relacionada con cinco variables fundamentales:

-La diversidad y riqueza de los recursos allí existentes.
-El área ocupada por estos recursos y su distribución espacial dentro del cementerio
-El tamaño de los grupos de visitantes
-El tiempo de duración de las visitas y
-Las posibilidades de gestión de las autoridades administrativas de los cementerios

La selección de los recorridos debe realizarse por un personal especializado y tomar en cuenta las particularidades de los atractivos turísticos del sitio, en particular su distribución, hay cementerios donde se concentra relativamente en poco espacio los principales atractivos y existen otros casos en que la distribución de los mismos es mayor y es necesario caminar más para visitarlos.

El tamaño de los grupos no debe exceder de 20 visitantes por guía especializado. La cantidad de grupos a un mismo tiempo puede fluctuar de 3 a 4 en cementerios con las características y tamaño similares al de Cristóbal Colón (56 hectáreas), en Santa Ifigenia (13,3 hectáreas) de 2 a 3 grupos y en el de Tomás Acea (17 hectáreas) de 1 a 2 grupos al mismo tiempo.

Utilizar para los recorridos las horas de la mañana entre las 9 y las 11:30 AM, horario menos caluroso, evitar el fuerte sol del mediodía y reanudar las visitas entre las 3 y las 4:30 PM, los cementerios cierran a las 5:00 PM generalmente, por lo cual la visita debe concluir media hora antes de ese momento. La duración de las visitas guiadas puede variar entre media y una hora, su duración promedio es de 45 minutos, tiempo suficiente para no aburrir ni abrumar con información excesiva a los visitantes.

Las posibilidades de gestión que posean las administraciones de los cementerios es muy importante a la hora de determinar la capacidad de carga, pues no sólo es necesario contar con valiosos recursos patrimoniales, sino tener la capacidad y disposición para gestionar los mismos con fines turísticos, en ello juega un rol destacado el número y la preparación de los guías especializados con que se cuente. No solo en estos productos turísticos tan particulares sino en cualquier otro producto turístico, un buen guía puede salvar un recorrido no muy interesante y viceversa un mal guía puede echar a perder el mejor recorrido.

Las visitas a los cementerios de los grupos de turistas, suelen formar parte de los llamados recorridos de ciudad, que se ofertan como excursiones independientes (opcionales) o como parte de los programas o paquetes turísticos, en todo caso se recomienda, por ser este un recorrido al aire libre, se tenga muy en cuenta las condiciones climáticas en la planificación del mismo, para evitar así, las horas de mayor insolación y las posibles precipitaciones.

Las instalaciones de servicios, sean estas permanentes o temporales, como kioscos rodantes u otras ubicadas en el entorno de los cementerios son un complemento muy importante para los visitantes y para las funciones del propio cementerio, la venta de flores, y distintos souvenirs, y por qué no, de alimentos ligeros como: helados, refrescos y otros. Un rol destacado lo tienen la existencia de áreas de parqueo donde puedan estacionarse los vehículos, en particular los ómnibus que trasladan a los grupos de turistas, los cuales no es conveniente se estacionen dentro del propio cementerio por los ruidos ocasionados y por la imagen que ellos transmiten, para nada vinculada con el reposo y paz propio de este lugar.

Algunos cementerios tienen una o dos salas, generalmente, en el área de la entrada, que sirven como centro de información y de coordinación de las visitas, y donde pueden exhibirse una muestra de elementos funerarios museables significativos del lugar, y ofertarse además, mapas y guías turísticas del cementerio, postales y otros objetos.

REFLEXIONES

1- El desarrollo turístico en los cementerios constituye una fuente alternativa de ingresos, creación de nuevos empleos y otros beneficios para la población local, y lo que resulta muy importante contribuye a explicar a los visitantes nacionales y foráneos, la historia y la cultura de esos lugares.

2- El desarrollo del turismo en los cementerios, si se realiza de forma planificada, ofrece la oportunidad de contribuir al incremento o generación de un criterio conservacionista entre los administradores de los cementerios y los operadores turísticos, con el apoyo de la sociedad.

3- Las cantidades de personas en un espacio y tiempo determinado deberán estar sujetos a un proceso constante de ajuste, considerando el impacto sobre los valores patrimoniales allí existentes, calidad de la experiencia cognoscitiva, estacionalidad de las visitas, horarios de visita y capacidad operativa de la propia administración, entre otros factores.

4- Los cementerios cubanos son desconocidos; ni los ciudadanos, ni los turistas, conocen el patrimonio histórico, arquitectónico y artístico que albergan estos recintos, por lo que nuestro trabajo tiene por objetivo “estimular la recuperación de este patrimonio de manera innovadora”.

5- Los cementerios de la ciudad de Cienfuegos requieren la elaboración de un diseño como producto turístico que permita su inserción en la lo que pudiera ser la red cubana de turismo en los cementerios.

RECOMENDACIONES.

1– Formular y aplicar políticas y planes para el desarrollo turístico en los cementerios de interés turístico que consideren y permitan la sustentabilidad de las actividades turísticas en estos sitios de altos valores históricos, culturales y arquitectónicos.
2- Implementar la realización de actividades de capacitación del personal de los cementerios, en particular los guías, a través de las Escuelas del sistema FORMATUR.
3- Establecer tarifas de admisión a niveles razonables, acorde a las características de la demanda, servicios prestados y costos de mantenimiento de las áreas visitadas de los cementerios.
4- Realizar estadísticas de los visitantes que consideren entre otras informaciones, la nacionalidad, sexo, edad, si son visitantes individuales o en grupos, etc.
5- Proponer acciones de comunicación, dirigidas a la educación y sensibilización de la población local, respecto a los valores patrimoniales de los cementerios y la necesidad de su conservación.
6- Ubicar las áreas de parqueo de los ómnibus turísticos fuera de los límites de los cementerios, a la vez que se prohibirá todo tipo de publicidad comercial en su interior.
7- Realizar la valoración de los cementerios de Cienfuegos por sus potencialidades como productos turísticos, especialmente el de Tomás Acea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.