Colaboraciones, Legalidad en los cementerios, Noticias

Apuntes necesarios sobre traslado de urnas cinerarias a los cementerios.

Autor: Equipo de redacción.Grupo técnico

El proceso de incineración, a escala mundial, cada día toma más fuerza y se hace más usual su aplicación, ya sea por última voluntad o por decisión de familiares. El destino final de estas cenizas, sin embargo, no siempre es un columbario y un osario en un cementerio local. Tomando en cuenta el reducido tamaño de las urnas cinerarias y su facilidad para trasladar, es común que se esparzan en mares, ríos, parques, plazas, y cualquier otro sitio merecedor de simbolizar la presencia de esa persona que ha desaparecido físicamente.

La migración en nuestro país es el tema diario en un alto porciento de las familias, por lo que también influye en el tema de fallecer lejos de la tierra natal y desear descansar en ella al morir.

Por esto es muy usual la decisión de las personas de repatriar las cenizas de sus familiares para dar descanso final en esta tierra. Pero lamentablemente aún no se concientiza la importancia de realizarlo de manera legal. Igualmente sucede tras la incineración en la ciudad, que las personas no trasladan al cementerio los documentos necesarios para el registro de la colocación de los restos.

Es común escuchar por la calle conversaciones como:
– “ He traído los restos de mi abuelita en mi maleta de viaje, y ahora los llevaré para el cementerio a colocarlos en el panteón familiar.
– Pero trajiste la documentación de defunción y los papeles de autorización de salida (de allá) y de entrada aquí?
– – Naaaa, para que tanto lio, esos trámites cuestan mucho dinero y total, yo los llevo en un bolso y los pongo en el osario de mi propiedad y nadie se va a enterar!!!”

Pues sepa la población interesada que es contra las leyes de Higiene y Sanidad, tanto del país remitente, como del destinatario, la entrada y salida de restos humanos en cualquiera de los etados físicos posibles, sin las debidas autorizaciones de traslado.

Asimismo, el uso de las propiedades cementeriales tiene que estar apropiadamente autorizado en cada cementerio, así como debidamente registrado o asentado en dicho documento de propiedad y en los libros de Archivos, la colocación de esos restos, con todos los datos referidos al fallecimiento.

No son pocos los casos que se van presentando, a día de hoy, solicitando datos de registro de tomo, folio, y ubicación, y que no se encuentran asentados en los Libros de Inhumaciones, por haberse realizado el proceso de forma ilegal.

Llamamos como voceros de la Administración, a la reflexión de los ciudadanos sobre la importancia de la presentación de la documentación establecida para todo proceso necrológico, para evitar disgustos y problemas con posterioridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.